PREDICAS PARA JOVENES

Una Web Del Ministerio Un Toquede Su Gloria UTG

CUANDO NUESTRA VIDA LLEGA A SU FIN parte 1

Posted by OSCAR ESQUIVEL en agosto 15, 2009

cuando nuestra vida llega a su finSECCION 1 DEL LIBRO CUANDO NUESTRA VIDA LLEGA A SU FIN

Introducción“Cariño, estaré en casa en 20 minutos… y tengo una sorpresa para ti”.

Diana estaba ansiosa por ver a Carlos, su esposo. Estaba retornando de un viaje de negocios después de dos semanas.

“Estoy en el aeropuerto. Ya tengo mis maletas y voy al auto para ir a casa. Estoy desesperado por verte. Te quiero mucho”.

Diana se sintió más tranquila. Siempre se preocupaba cuando Carlos viajaba en avión. Pero, al saber que ya estaba a salvo, con los pies en la tierra, dio un suspiro de alivio.

Diana esperaba ansiosa cerca de la puerta. Cada vez que pasaba un auto, miraba por la ventana para ver si era Carlos. Luego se sentía decepcionada porque no era él. Después de 30 minutos, comenzó a caminar sintiéndose muy nerviosa.

“¿Dónde está?”, se preguntaba.

“Ya debería estar aquí”.

Después de casi una hora, Diana escuchó que cerraban la puerta de un auto. Emocionada, saltó del sillón para abrir la puerta, esperando ver el rostro sonriente y los brazos extendidos de su esposo. En cambio, vio a dos policías con rostros serios. Diana se quedó inmóvil.

“¿Es usted Diana Romero?”, preguntó uno de los policías.

“Sí”, respondió temblando. “¿Por qué? ¿Qué ha pasado?”

“Lo sentimos, pero tenemos malas noticias”.

Diana empezó a sentir pánico.

“Por favor, ¿podemos entrar?”

“¿Es Carlos? ¿Le pasó algo a Carlos?”

“Señora Romero, sentimos mucho decirle que su esposo ha muerto. Su auto fue chocado por otro a unos cinco kilómetros de aquí. El otro conductor estaba ebrio”.

Diana, sin poder creerlo aún, gritó: “¡Es imposible! ¡Hace sólo un rato hablé con él! Tenemos dos hijos que criar. Tenemos planes… tenemos…”

Lamentablemente, era cierto. Carlos había muerto. En un instante. Momentos antes estaba hablando por teléfono… ahora estaba muerto.

Aunque a nadie le gusta pensar en la muerte, algún día cada uno de nosotros morirá. ¿Alguna vez ha estado acostado en la cama por la noche, mirando al techo y preguntándose qué pasará cuando dé el último suspiro? ¿Se ha preguntado alguna vez: Existe Dios?… ¿Hay vida después de la muerte, o todo termina en la tumba?… ¿Puedo saber qué pasará conmigo?

La verdad es que usted puede tener ahora la respuesta a cada una de esas preguntas. De hecho, cuando termine de leer este libro, las tendrá… ¡se lo garantizamos!

Así que, siéntese, póngase cómodo y conozca cómo pasará la eternidad. Recuerde, no hay nada que le garantice que mañana estará con vida para leer este pequeño libro. Por favor, léalo ahora.

Tal vez le sorprenda esto, pero las respuestas a las preguntas planteadas no sólo están a disposición de todos, sino que quizá hayan estado en su casa por años. ¿Dónde? En la Biblia.

Espere un momento. Antes que deseche este libro como si fuera una reliquia anticuada y cubierta de polvo, continúe leyendo. La Biblia es un libro sorprendente, con respuestas prácticas a las preguntas más difíciles de hoy.

No se deje engañar. La Biblia no es un libro escrito por hombres, es la inspirada Palabra de Dios:

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia (2 Timoteo 3:16).

Por supuesto, fueron hombres los que escribieron las palabras, pero Dios se las dio directamente:

Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo (2 Pedro 1:21).

Por ser la Biblia tan importante, Dios prometió preservar Su Palabra para siempre:

Las palabras de Jehová son palabras limpias… Tú, Jehová, los guardarás; de esta generación los preservarás para siempre (Salmos 12:6-7).

Antes de responder a sus preguntas en relación a la eternidad, primero debemos mostrar que la Biblia es una fuente confiable. Para confiar en este libro respecto a asuntos eternos, primero debe convencerse de que también es confiable en otras áreas.

Como libro, la Biblia es un milagro

La Biblia fue escrita por más de 40 autores en el transcurso de 1,600 años, comenzando alrededor del año 1500 a.C. Venciendo en forma increíble la ley de las probabilidades, todos los relatos armonizan perfectamente porque, en realidad, la Biblia tiene un solo Autor: Dios.

La suma de tu palabra es verdad, y eterno es todo juicio de tu justicia (Salmos 119:160).

A través de la historia, muchos eruditos incrédulos han estudiado la Biblia con la intención de desacreditarla. Sin embargo, su milagrosa exactitud histórica a menudo los guió más bien a un encuentro con Cristo.

¿Se han cumplido las profecías de la Biblia?

La prueba más grande del origen divino de la Biblia son sus numerosas profecías cumplidas, cuyo número va en aumento cada día. Ningún otro libro religioso tiene profecías cumplidas.

Sólo respecto al Señor Jesucristo, la Biblia tiene por lo menos 60 profecías. La Palabra de Dios declara que nacería de una virgen (Isaías 7:14), en Belén (Miqueas 5:2). Sería rechazado por su propio pueblo (Isaías 53:3), y sería traspasado (Zacarías 12:10). Todas estas profecías, pronunciadas mucho tiempo antes que se cumplieran, ocurrieron exactamente como se predijo en la Biblia.

La Biblia profetizó lo siguiente más de 700 años antes que Cristo naciera:

Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz (Isaías 9:6).

Esta es una de las más grandes profecías respecto a la crucifixión de Jesucristo. Salmos 22:14-18 provee un relato descriptivo y detallado de la muerte de Cristo en la cruz. Lo sorprendente es que se escribió 1,000 años antes que ocurriera, y en ese tiempo ni siquiera se realizaban crucifixiones.

Durante su ministerio terrenal, Jesús declaró que Jerusalén sería completamente destruida (Mateo 24:2). Después de unos años, se cumplió esa profecía.

Más de 1,400 años antes del nacimiento de Cristo, la Biblia predijo que Israel se reuniría otra vez como nación (Deuteronomio 30:3). En 1948, más de 3,000 años después, esa profecía se cumplió milagrosamente. Con razón la Biblia dice:

Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido (Mateo 5:18).

Amigo, mientras más conozca de las profecías bíblicas que se han cumplido, más se convencerá de que esta es la Palabra de Dios santa e inspirada, y más confianza tendrá en ella en cuanto a la preparación para su destino eterno.

¿Son exactos los datos científicos de la Biblia?

Aunque la Biblia no es un libro de ciencia, sus páginas contienen muchos datos científicos. Por lo general, a la humanidad le tomó siglos descubrir lo que la Biblia había declarado hacía mucho tiempo.

En 1615, William Harvey hizo un descubrimiento que todos consideraron brillante: que la vida de toda carne está en la sangre. Pero, 3,000 años antes, la Biblia ya había afirmado: “la vida de la carne en la sangre está” (Levítico 17:11).

En 1475, Copérnico descubrió que la tierra era redonda y que se sostenía en el espacio. Sin embargo, 2,000 años antes, la Biblia había proclamado: “El está sentado sobre el círculo de la tierra” (Isaías 40:22). Respecto a Dios, la Biblia también dice: “El… cuelga la tierra sobre nada” (Job 26:7).

En la década de 1840, cuando Lord Rosse construyó lo que para entonces era el telescopio más grande del mundo, el hombre aprendió acerca del gran espacio vacío en el norte. Pero, mucho tiempo antes, la Biblia había anunciado: “El extiende el norte sobre vacío” (Job 26:7).

Aunque la Biblia no es un libro de ciencia, científicamente es 100 por ciento exacta.

¿Son exactos los hechos registrados en la Biblia?

Sin duda usted ha escuchado a personas que se burlan de las famosas historias bíblicas. Quizá el relato del que más se han reído sea el de Jonás cuando fue tragado por un gran pez.

Tome en cuenta lo siguiente. En la edición de diciembre de 1992 de la revista National Geographic, el biólogo marino de la Universidad de Maryland, Eugenie Clark -que realizó extensos estudios acerca de los tiburones rhiniodon- confirmó en forma detallada casi todos los aspectos de la historia de Jonás. El profesor Clark escribió:

“El singular sistema digestivo del tiburón rhiniodon ayuda a confirmar la historia de Jonás. Es fácil imaginar que alguien pueda ser tragado repentinamente por uno de estos tiburones…”

La historia de Jonás y el gran pez termina cuando éste “vomitó a Jonás en tierra” (Jonás 2:10). El profesor Clark dice:

“Los tiburones tienen una forma no violenta de deshacerse de objetos grandes de dudosa digestibilidad que tragan accidentalmente. En un proceso conocido como eversión gástrica, el tiburón puede vaciar lentamente el orificio esofágico del estómago, volteándolo de adentro para afuera y empujándolo hacia la boca”.

J. Sidlow Baxter, en su libro Explore the Book (Explore el Libro), relata lo que sucedió en un barco ballenero cerca de las islas Malvinas en febrero de 1891. Mientras dos pequeños botes auxiliares intentaban arponear a un enorme cachalote, uno de esos balleneros se volcó. Un pescador se ahogó y el otro, James Bartley, desapareció. Finalmente mataron a la ballena y la subieron al barco. Los marineros trabajaron todo el día y hasta el anochecer quitando la grasa de la ballena. Al día siguiente, quedaron desconcertados al observar señales de vida. Abrieron el estómago del gran cachalote y allí encontraron a James Bartley, encogido e inconsciente. Lo reavivaron con un baño de agua de mar, y a las tres semanas volvió a sus deberes cotidianos.

El diluvio y el arca de Noé

Por años los “expertos” se reían de aquellos que creían en el relato del arca de Noé y el diluvio mundial. Pero, los más inteligentes ya no se ríen. En 1959, un capitán del ejército turco examinaba unas fotos aéreas de su condado, cuando notó algo que tenía la forma de un barco, más o menos de 152 metros de longitud (el tamaño del arca de la Biblia), en la misma área donde la Biblia dice que reposó el arca. Muchas expediciones han llegado a ese lugar y las numerosas evidencias han convencido a un sinnúmero de testigos de que en realidad es el arca de Noé.

Como ve, no importa cuán increíble parezca ser una historia de la Biblia; si la Palabra de Dios dice que es verdad, entonces es verdad:

Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad (Juan 17:17).

¿Son exactos los datos arqueológicos de la Biblia?

Puesto que la Biblia menciona cientos de ciudades antiguas, reyes, etc., las excavaciones en esos lugares tendrían que revelar pruebas sólidas; de lo contrario, desecharíamos la Biblia como simple fábula. No se preocupe. Por medio de la arqueología se han descubierto tantos nombres, ciudades y eventos bíblicos, que la Biblia es vista como el documento histórico más importante que existe. De hecho, muchas ciudades perdidas se han hallado usando la Biblia como mapa.

Veamos un ejemplo. La Biblia se refiere más de 40 veces al gran imperio hitita. Sin embargo, hace 100 años no había ninguna prueba arqueológica que confirmara que ese imperio había existido. Los escépticos decían que era sólo “otro mito de la Biblia”. Pero, en 1906, Hugo Winckler descubrió una biblioteca de 10,000 tablillas de arcilla que documentaban plenamente la existencia del imperio hitita perdido. La Biblia tenía la razón.

Podríamos dar cientos de ejemplos, pero la realidad es que los hallazgos arqueológicos constantemente confirman lo que la Biblia declaró hace mucho tiempo, y ningún hallazgo ha demostrado que alguna referencia bíblica sea falsa. Eso se debe a que la Biblia es 100 por ciento exacta en lo arqueológico.

¿Son exactos los datos históricos de la Biblia?

Muchos eruditos reconocen la asombrosa precisión histórica de la Biblia. ¿Sabía usted que el nacimiento, la vida y la muerte de Jesucristo son hechos históricos confirmados? Un historiador judío (que no era seguidor de Cristo), más o menos por el año 93 d.C., escribió lo siguiente:

“Más o menos por este tiempo estuvo Jesús, un hombre sabio, si es que es válido llamarlo hombre; porque él obraba prodigios… Atrajo a muchos judíos y a muchos gentiles. Era [el] Cristo. Y cuando Pilato, por sugerencia de los líderes entre nosotros, lo condenó a la cruz, aquellos que lo amaron desde el principio no lo abandonaron, porque él se les apareció vivo otra vez al tercer día, como lo habían anunciado los profetas divinos…”1

Usted puede confiar en la Biblia en los asuntos eternos porque nadie puede negar su exactitud histórica.

¿Por qué no ha desaparecido la Biblia?

Muchos afirman que la Biblia es un libro anticuado e irrelevante para hoy, pero la verdad es que es más popular que nunca. Se mantiene como uno de los libros de mayor venta, y todas las culturas sobre la tierra han sentido su influencia. Se ha traducido a unos 4,000 idiomas, y éstos aumentan con regularidad. ¿Por qué? Porque Dios prometió lo siguiente:

El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán (Mateo 24:35).

Al leer los versículos bíblicos que incluimos en este libro, usted puede creer y confiar en ellos porque son palabras de Dios, tomadas del sobrenatural Libro de Dios. Ahora comencemos a dar respuesta a algunas preguntas importantes.

.
.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: