PREDICAS PARA JOVENES

Una Web Del Ministerio Un Toquede Su Gloria UTG

CUANDO NUESTRA VIDA LLEGA A SU FIN PARTE 8

Posted by OSCAR ESQUIVEL en agosto 16, 2009

cuando nuestra vida llega a su fin¿Qué debo hacer ahora que soy cristiano?

Si recién ha recibido a Jesucristo como su Salvador, ahora usted es una nueva criatura. Y, como un bebé recién nacido, necesita crecer. Aquí encontrará algunos pasos básicos que le ayudarán en su nueva vida cristiana.

Asista a una iglesia que predique la Palabra de Dios

La Palabra de Dios nos da este mandato:

No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca (Hebreos 10:25).

Pida a Dios que le guíe a la iglesia a la que El desea que asista. En esa iglesia conocerá a otros creyentes y tendrá comunión con ellos. Además, escuchar la predicación y la enseñanza de la Palabra de Dios le ayudará a crecer espiritualmente. La iglesia también le proveerá un lugar donde podrá servir a Dios, lo que le ayudará aún más en su crecimiento espiritual.

Debe bautizarse

Como nuevo cristiano, debe seguir el ejemplo de Cristo y ser bautizado. El bautismo bíblico es la inmersión del nuevo creyente en el agua. Leemos en el Nuevo Testamento que los nuevos cristianos, después de confiar en Jesucristo, eran bautizados:

Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados (Hechos 2:41).

En Hechos 8:36-37, el eunuco etíope dijo:

Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes.

Puesto que usted debe primero creer en Cristo antes de ser bautizado, el bautismo de infantes no cuenta. Los bebés no pueden creer en Cristo; por tanto, no pueden ser bautizados como indica la Biblia. Si usted fue bautizado cuando era bebé, y ahora ha encontrado la salvación, necesita ser bautizado nuevamente.

Lea su Biblia cada día

La Biblia es la carta de amor de Dios para usted. Cada vez que la lea, crecerá espiritualmente (1 Pedro 2:2) y conocerá a Dios un poco mejor. La lectura de la Palabra de Dios afirmará sus creencias y lo equipará para defenderlas:

Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad (2 Timoteo 2:15).

Además, la lectura de la Palabra de Dios limpiará su vida (Salmos 119:9), le guardará de pecado (Salmos 119:11), aumentará su fe (Romanos 10:17) y será su guía:

Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino (Salmos 119:105).

Ore

Ahora que es cristiano, puede hablar directamente con Dios por medio de la oración. Dios nos dice lo siguiente:

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces (Jeremías 33:3).

La oración bíblica no es una repetición de palabras frías, ceremoniosas, escritas por otras personas:

Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos (Mateo 6:7).

La verdadera oración es decirle a Dios lo que hay en nuestro corazón:

Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos; derramad delante de él vuestro corazón (Salmos 62:8).

La Palabra de Dios nos dice que oremos por todo, incluyendo nuestras necesidades básicas (Mateo 6:11) y deseos (Filipenses 4:6). Debemos orar el uno por el otro (Santiago 5:16), por nuestros enemigos (Lucas 6:28), por los enfermos (Santiago 5:14-16), y por sabiduría (Santiago 1:5).

También debemos dar gracias a Dios cada día por sus bondades (Salmos 100:4). Lo mejor de todo es que podemos orar en cualquier momento:

Cercano está Jehová a todos los que le invocan, a todos los que le invocan de veras (Salmos 145:18).

Diga a otros lo que Jesús hizo por usted

Como cristiano, debe compartir con otros lo que Jesús ha hecho por usted. Nada es más importante o grato que hablar a otros de Cristo:

Sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados (Santiago 5:20).

No hay mejor forma de invertir su tiempo:

El fruto del justo es árbol de vida; y el que gana almas es sabio (Proverbios 11:30).

Conclusión

El propósito de este libro fue mostrarle, en base a la única fuente autorizada, lo que le espera después de la muerte y ayudarle a determinar cuál será su destino eterno. Mi oración es que después de leer este libro, usted haya confiado en Jesucristo como su Salvador personal.

Que Dios le bendiga.
.
.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: